María es amiga mía y un día me comentó que se casaba su amiga Erika, quería regalarle la Candy Bar para el día de su boda. Como suelo hacer siempre, le estuve preguntando sobre gustos de los novios, esta vez María me lo dejó claro:  que tenga morado, lilas, violetas…. Esta era la premisa.

Como ya sabéis siempre me gusta mezclar el color principal elegido con algún otro tono para que no sea tan monocromático, así que esta vez me arriesgué a mezclarlo con toques rosas (normalmente suelo mezclar el morado con el verde). Aquí os dejo la paleta de colores elegida:

plain-white-background

Pregunté por el lugar elegido para la ceremonia y banquete, está vez era en el Hotel Río Piedra, un precioso hotelito en el que cuidan muchísimo todos los detalles de la boda, podéis hacer la ceremonia en sus bonitos jardines, el cóctel al aire libre y disfrutar de la buena comida de la zona en su comedor destinado a celebraciones. Este Hotel se encuentra en Nuévalos, una localidad muy próxima al Monasterio de Piedra que cuenta con un entorno y un paisaje maravilloso. Para el que no conozca esta zona os la recomiendo sin lugar a dudas!!

También pregunté por el día de la boda y… tachánnnn!!! Me coincidía con el montaje de otro Candy Bar!! Pero no pasa nada, con una buena planificación y teniendo las cosas claras todo sería mucho más sencillo.

Me dediqué con antelación a separar las chuches en morado y rosa, a preparar las brochetas, las etiquetas para las chuches en los mismos tonos, busqué y rebusqué velas que fuesen a juego y a seleccionar todos los detalles de decoración para completar la mesa.

Me gusta siempre utilizar flores para que la decoración se vea más completa y en este caso utilicé unas siemprevivas y varias flores silvestres en tonos morados.

Con toda la “mise en place” preparada ( os dejo enlace de su significado), tan solo me quedaba ir a buscar a mi pinche de montajes ( mi madre, que siempre me ayuda de forma altruista y es el complemento indispensable para cada uno de los montajes que nos tocan)

Nos quedaba un día muy largo por delante, así que primero montamos la otra Candy Bar que teníamos ese día y después nos pusimos rumbo a Nuévalos a montar la mesa de chuches para Erika y José Juan. Carreras frenéticas, cargar y descargar todo del coche, subir y bajar escaleras… Con todos los “cacharros”, cajas, cajicas, jarrones, botes, marcos, velas y un largo etcétera esparcidos por el suelo nos pusimos a montar y por fin el resultado!!

Se que a los novios e invitados les gustó y disfrutaron de la Mesa de chuches y espero que os guste a todos los demás!!


2014.06.28-IMG_00691

2014.06.28-IMG_00651

2014.06.28-IMG_00771

 

2014.06.28-IMG_005911

2014.06.28-IMG_00621

2014.06.28-IMG_00681

14541808434_973bc22a61_o1

2014.06.28-IMG_00731

2014.06.28-IMG_00561